No todos los días tienes la oportunidad de trasladar tu floristería al Pirineo y decorar una boda en un ambiente tan especial. Con esa ilusión nos fuimos al Balneario de Panticosa y comenzamos a trabajar en un día que fue intenso pero bonito.

La boda, llena de detalles florales y emocionales, destacó por originalidad y sencillez. Y es que, aunque nos cueste reconocerlo, el espectacular ambiente pirenáico hizo que nuestros arreglos florales fueran un simple acompañante. A pesar de ello, cada pieza floral de esta boda era única y cargada de una gran originalidad.

Quizá el tocado de la novia, fuera en este caso, lo más especial de la boda ya que se rehizo sobre el tocado antiguo que llevó la abuela de la novia en su boda. Lo hicimos utilizando astrantias, alguna rosa de jardín pequeña y erika. Este fue el resultado de un trabajo casi más de rehabilitación que de florista.

El ramo, al igual que todo el ambiente de la boda, mantuvo un aspecto muy natural a través de flores como sedum, astilbe, astrantias, craspedias… pero que alcanzaba cierta sofisticación mediante las peonzas rosas.

Como no podía ser de otra forma, en esta boda todo tenía un componente creativo y el ramo no podía ser menos. Así este ramo se convertía en parte del centro nupcial al llegar al restaurante. Teniendo el ramo de la novia como protagonista se acompañó  de sarmientos antiguos adornados con flor de cera rosa y erika que le daba un aspecto perfecto para acompañar el ambiente pirenáico y natural de la boda.

El resto de centros del restaurante de Panticosa siguieron con la idea de recordar en todo momento que estábamos en una boda en plena naturaleza.

Para acompañar la idea de que cada mesa tenía el nombre de un pico representativo del Pirineo, nuestros centros los hicimos con bases de tronco natural que trabajamos manualmente para que fueran totalmente auténticos. Estos troncos fueron adornados con flores de colores alegres y que combinaban con el ramo de la novia.

En definitiva, nos encantó ser parte de una boda tan original y trabajar en una ambiente tan único y diferente como el Balneario de Panticosa.

Comentarios
  • Laura
    Responder

    Preciosa la decoración del comedor, de la iglesia, y una mención especial al ramo y corona de la novia: espectaculares!

Déjanos un comentario

*