Si por algo destacaba esta boda era por el carácter alegre de la novia. Ella es una gran amante de sus pequeños alumnos, que incluso fueron invitados a la boda. Por eso toda nuestra decoración floral se caracterizó por la selección de colores alegres y vitales.

Con esta idea, se diseñaron unos centros de mesa muy refrescantes, creados a partir de piñas, cocos y limones que fueron la base sobre la que trabajamos nuestras flores. En pleno verano, conseguimos que estos centros florales no solo fueran atractivos por los ojos sino que incluso tuvieran algo de ‘apetitosos’.

Además la elección de las flores las hicimos junto a la novia, a veces por su color, su textura e incluso también, por lo que sentía hacía ellas y los recuerdos que le traían.

Finalmente, el ramo fue la fusión de todas esas flores que le resultaban importantes combinadas con verdes intensos. El resultado fue un ramo muy bien definido que reflejaba perfectamente la personalidad de la novia.

Su color preferido es el rosa y por esta razón la flor más importante fue peonia en un color rosa precioso y también se trabajó con manzanilla que era lo que más le recordaba a las margaritas, su flor preferida.

Le favorecía mucho el peinado sencillo que eligió adornado con un tocado de flor natural, elegidas como las del ramo de novia. En definitiva, una boda refrescante, natural, muy alegre, y sobre todo tropical como los novios.

No olvides dejarnos tus comentarios aquí debajo!👇🏻 😊👇🏻

Comentarios
  • Jes
    Responder

    Precioso el ramo y todos los detalles! Me encanta la idea para los anillos

Déjanos un comentario

*